miércoles, 15 de julio de 2015

El desierto...

A estas alturas y en retrospectiva identifiqué el "modus operandi" de Dios.

Lo puedes observar en Moisés(Éxodo), David (Samuel), Elías (Jueces), Ester (Ester) y el mismo Jesús confirmando la consistencia de Dios a lo largo de generaciones, saltándose culturas, religiones, tiempo y espacio pues lo sigue haciendo hasta hoy.

La estructura de su plan es la siguiente:
-te pregunta si quieres saber de Él: cumplir su propósito en tu vida (el cual se traduce en tu razón de existencia y algo que te hará sumamente feliz) o te cuenta su propósito
-si dices que no gracias, se va (por un tiempo)
-si dices que sí empieza a prepararte. 


Cuando uno quiere un determinado puesto de trabajo, éste normalmente tiene un perfil a cumplir. Para ciertas tareas se necesitan ciertos conocimientos y ciertas habilidades. Lo mismo pasa con el propósito de Dios para tu vida. Siempre es algo GRANDE. Grande no refiriéndome a cantidad de personas involucradas, o fama enorme, o un cambio radical en la historia del humano. Es algo GRANDE porque además no está destinado mas que para ti, puesto que cada uno tiene una forma particular de ser. Hay talentos y dones que Dios dió. Estos talentos de suyo hacen maravillas pero dirigidos de la manera correcta, por Dios, logran cosas únicas y satisfactorias.

Así que si dices que sí le entras Dios te toma la palabra y empieza a pulirte. Todas estas personas que mencioné arriba vivieron lo mismo:

Dijeron que sí y como acto seguido se encontraron en algún punto en un desierto, lejos de todo lo que conocían y a los que conocían. Pero en un encuentro cara a cara con Dios en el que les contó lo que quería de ellos. (Éxodo 3 y 4) (1 Samuel 16, 23) (1 Reyes 19) 
(Mateo 3 y 4) 

¿Por qué? Dios quiere un encuentro cara a cara con Él. Quiere que tú y Él debatan, discutan, hablen, se escuchen y se conozcan. Él ya te conoce, pero va a hacer que tú te conozcas, que tú te veas como Él te ve. Alguien que tiene un gran potencial de ser GRANDE, de ser como ÉL porque estamos hechos a su imagen y semejanza así que en potencial podemos alcanzar la perfección, sabiduría, justicia, verdad y amor bajo su tutela.

Tiene que quitar del paso todo eso que estorba para un encuentro cara a cara. Ese es el desierto. Este dura lo que tú quieras que dure. Puedes comprender desde el día uno que el que está al mando es Dios y obedecer. O renegar cada orden que te indique y dar vueltas y vueltas en el desierto hasta que aprehendas (sí con h) la lección. Jesús mismo es el "verbo hecho carne". Quiere ver en "carne" tus palabras; no basta con decir:"Sé que debo obedecerte" para pasar al siguiente nivel, HAY QUE HACERLO. "Confio en ti" HAY QUE DEMOSTRARLO.

Durante mi desierto "perdí" muchas cosas que eran importantes para mí. Mi relación de pareja, con esta algunos "amigos", mi trabajo que me había dado una gran satisfacción por un tiempo, mi gato al que era como un hijo. Sin todo eso de por medio lo cual creía yo que me definía hizo que me diera cuenta de que realmente no eran tan importantes como sí lo eran el conocerme a mi misma y saber que quería Dios de mí. Todo lo demás, como dice en Mateo 6:33 vendría solo, Dios lo traería para mí. Y así lo hizo lo ha hecho y sé que seguirá haciéndolo. 

Hubo varias veces en las que pensaba:"yo quise conocerte, te hice caso cuando me dijiste haz esto, deja lo otro, no sigas con estas u otras personas. POR QUÉ Me está pasando ESTO?!?"  Una tras otra, "¿qué estoy haciendo mal?" más tarde comprendí que sin las adversidades nunca habría podido conocerlo.

En esta época que empezó con un "déjame conocerte" el cual había incluso yo prácticamente olvidado me fue mostrando quien era Él. Recuerdo una vez (ya era marzo del 2014) estaba en un discipulado y la chica que lo dirigía leía sobre Romanos y el amor de Cristo por nosotros o algo así, no sé de que manera terminó diciendo las siguientes palabras: "la tribulación y las adversidades sirven para conocer a Dios".

No pude creer lo que había dicho, captó por completo mi atención. "Por qué me está pasando esto? (Nov-2013) / quiero conocerte( Julio 2012)/ las adversidades sirven para conocer a Dios (Abril-2014)/" Me estaba respondiendo..."¿Cómo asegurar que Dios sana si nunca has estado enfermo? ¿Cómo asegurar que Dios CONSUELA si nunca has estado TRISTE?" 

En ese momento todo lo que me estaba pasando dejo de tener un matiz negro y obscuro y se convirtió en un:" ERES DEMASIADO REAL PARA NEGARTE. Yo quise conocerte y no solo me lo has contado en teoría, me estas dejando verte, sentirte, escucharte" Eso fue lo que pensé y quise saber más. Empecé a leer mucho más la Biblia pidiéndole guía y dirección. Sabiendo también que para aprender tendría que saber la teoría y la práctica. Sabiendo que podía pasar cualquier cosa y que entre más me acercara a ÉL también más peligrosa se haría la práctica porque para ver el total poder de un Dios como este, la situación en la que lo utilice debe verse casi perdida, una misión imposible para demostrarte su poder. Pero no me importó, sabía también que iba a valer la pena, ya nadie me iba a contar que Dios sana, que Dios consuela, que Dios es justo etc etc estaba a punto de experimentarlo. 

En resumen el modus operandi es el siguiente: 
-naces
-creces
-vives a tu antojo
-te pregunta.
-si dices que sí:
-te manda a tu desierto para prepararte (aquí el desarrollo depende de ti)
-te llama (el llamado a tu misión)
-te regresa de donde te sacó pero engrandecido, renovado y poderoso a cumplir tu misión.

Caminar desde aquí de su mano dependerá de ti y de tu compromiso. Este mecanismo no acaba con "UNA UNICA MISION EN LA VIDA" su propósito es multifacético y si para cada cara del mismo necesitas distintas habilidades tiene que curtirte en cada una de ellas.(así es puede haber multiples "desiertos" dependiendo que cuanto aprendiste en el primero los demás ya no lo parecerán) Depende de ti cuanto quieras pasar en el desierto, días, meses, años...Las principales aptitudes para salir con éxito son:

La paciencia.
La obediencia.
La fe.

Fácil? Jaja para cada una de ellas hay un sin número de actividades a aprender. Yo las detallaré en los posts siguientes.



Seguramente piensas "a mí no me ha preguntado nada" yo creo mas bien que no lo has escuchado bien, no has puesto atención lo suficiente. No hay problema no hay que esperarse puedes pedirle que cumpla el propósito que tiene para tu vida, que lo quieres y te tomará la palabra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario