miércoles, 15 de julio de 2015

El comienzo

Sócrates dice que para esbozar lo divino o en este caso incluso para "conocer" a Dios deberíamos primero encontrar lo divino en nosotros para de esta forma darse una idea de quien es Dios.

Neciamente al principio estaba negada yo a esa idea, después me dí cuenta que eso fue justo lo que hice y que me trajo hasta aquí. Me trajo hasta este mundo en donde mi vida espiritual dio un completo giro.

Hoy estaba reflexionando en ¿cómo llegué hasta aquí? En que momento la Biblia se convirtió en mi libro de cabecera para ahondar en la sabiduría? ¿Por qué? ¿Que fue lo que cambió?

Tuve que hacer un recuento hacia atrás sobre que había pasado...que decisiones había tomado para estar hoy donde estoy.

Si me remonto a mis orígenes me doy cuenta que siendo niña tenía muy clara al idea de que todos ibamos a morir y que nos esperaba el infierno. Crecí en una familia cristiana por lo que estos conceptos me eran comunes. Sin embargo conforme fui creciendo y ví que a nadie más le preocupaba esto me fui relajando. Hasta el punto de estar segura - o creer estar segura- de no necesitar a Dios para nada. Salvo cuando se me presentaba alguna situación en la que podía correr el riesgo de arruinarlo todo.  Una parte de mí estaba convencida de que era real, existía pero a mi no me concernía en lo mas mínimo. Podía tomar la mayoría de las decisiones en mi vida y vivir con las consecuencias de ello.  Que el cielo y el infierno los construía uno mismo aquí en la tierra, más el infierno.

2011.- Un día cuando estaba en un punto en el cual los 5 años próximos estaban "planeados" y ya sabía a donde quería yo llegar, sentí que algo no estaba bien. Y en mi mente había un recuerdo o algún conocimiento de que si le preguntas cosas a Dios él te responde. Tenía ciertas experiencias de cuando le dejaba algo, derrepente en sus manos y él lo resolvía. Así que al ser 5 años próximos, sueños, anhelos y decisiones importantes decidí que agotaría todas las posibilidades para no errarle.

2012.- Yo siempre he sido una rebelde, odio que me digan lo que tengo que hacer y mas aun como debo hacerlo. No tomar mis propias decisiones me volvía loca, aunque también me volvía loca errar. (Me vale que digan que es humano, ME VALE!) Tenía muchas ganas de hacer un posgrado en específico "Maestría en historia del pensamiento". Yo no había escuchado ese planteamiento de Sócrates de conocer lo divino en ti para esbozar a lo REALMENTE DIVINO. Pero algo creía yo dentro de mí sobre eso porque ese fue mi primer motivo para tomarla. Recuerdo que le dije: "¿Quién eres? Déjame conocerte." Odio que las personas me digan lo que creen que es tal o cual, me confunden. Prefiero siempre crearme mi propia idea, mi propia opinión. Hubo un tiempo en el que me quedaba sin argumentos al "defenderlo" o me contradecía, o mis argumentos eran tan poco sólidos que cualquiera los terminaba cambiando al suyo...así me dí cuenta que mas bien IGNORABA quien era Él. Todo mi conocimiento sobre Dios estaba basado en lo que mi papá decía de Dios, en lo que la Iglesia decía de Dios, en lo que la gente decía de Dios, en lo que los ateos decían de Dios, en lo que los fanáticos decían de Dios, la ciencia etc etc. Así que le dije: "Déjame conocerte, si eres real y me escuchas déjame conocerte. Enséñame QUIEN ERES". Lo dije y me medio olvidé del asunto.

2012.- A la par comencé a pedirle luz sobre mi relación de pareja, no sabía si por lo que pasaba eran peleas normales, hasta donde mi locura era razonable o mera locura. Mi trabajo estaba bien, mi familia estaba bien (según yo), mis posgrados estaban bien, eso -mi relación de pareja- era lo único que me preocupaba en el momento y sobre lo que había perdido un poco de control. Recuerdo que le especifiqué que en esto realmente no deseaba equivocarme, pues se trataba del resto de mi vida así que le pedí que si el hombre con el que en ese momento estaba no era lo conveniente para mí pues que me lo hiciera saber. Eso fue en el 2012. Hubieron muchísimas señales que en ese momento que yo dejé pasar, no las identifiqué como tales; por ende seguí pidiendo lo mismo sin según yo obtener respuesta.

2013.- Un año después...tuvimos una pelea súper común para nuestra relación, era de las habituales la habíamos tenido unos cientos de veces pero ese día algo fue diferente, no lo puedo expresar pues hay cosas inexpresables pero sabía explícitamente que debía terminar esa noche porque después no habría otra oportunidad de salir victoriosa de esa situación. Iba a salir seguramente pero destruida, lastimada y enojada probablemente con Dios por haberme "dejado" llegar hasta allá. Fue un: "el tren esta partiendo, lo tomas o lo dejas; es la última oportunidad" y lo tomé...lo tomé sin saber que seguía, sin saber cual iba a ser el desenlace de esto. Sólo lo tomé pensando que Dios sabía lo que hacía...y ni modo.

Ya me habían decepcionado muchas veces personas en mi vida, ya había sufrido decepciones pero algo me decía que Dios no iba a decepcionarme y decidí en ese momento confiar en Él y hacer lo que parecía me estaba mandando que además era su respuesta a lo que yo había estado pidiendo "Es o no es? dímelo".

Julio 2013.-No me arrepiento, los meses posteriores a esa decisión fueron de los peores de mi vida. Me da un poco de vergüenza decir que me acerqué a Dios por haber cortado con mi exnovio -.- es como, digo, suena tan trivial, tan superficial... pero para mí lo significaba todo. Todas mis esperanzas, sueños y anhelos habían estado tejidos a esa persona...prácticamente mi felicidad dependía de si estábamos o no juntos. Cuando terminamos no supe que hacer, ni siquiera podía tejer nuevos sueños o metas porque la materia prima de los sueños estaba podrida. 5 años de mi vida - que aun ni pasaban- completamente borrados, destruidos, solo niebla hacia adelante. Lamentablemente, me encontraba en una situación en la que ni nada ni nadie podía hacer algo por mí. Es una pena que el ser humano solo hasta que está en una situación como esta se le ocurra voltear a Dios. Deberíamos tenerlo presente siempre pero bueno; como todos, caí en la normal. Revisando mis notas de justo cuando fue que empecé con todo esto... encontré un post en mi google+ donde le decía que yo ya no tenía idea de para donde moverme, pero que estaba segura que él sí lo sabía todo, que él tenía el poder para llevarme a donde quisiera llevarme y que él estaba en control a partir de ese momento.

Ahí empezó todo, prácticamente cuando tenía una duda sobre que hacer se la dejaba en sus manos, y recibí indicaciones explícitas de que hacer y como conducirme. Siguiéndolas me dio muchas victorias que jamás hubiera podido yo haber conseguido puesto que desconocía miles de hechos que habían pasado en mi relación. Me dejó ver su justicia, me condujo por el camino de la verdad y sobre todo me mostró perfecto de que me había librado. Así que decidí servirle, decidí seguirle. Y empecé a conocerlo, se dejó ver a mis ojos y eso es lo que hoy voy a compartir en este blog porque para mí Dios es tan real como lo soy yo misma, tú que lees este blog y este mismo mundo.














No hay comentarios:

Publicar un comentario