martes, 28 de julio de 2015

Preparativos para la conquista - El Libro de Josué (Capítulo 1)

YO OS HE ENTREGADO TODO LUGAR QUE PISARE LA PLANTA DE VUESTRO PIE - Josué 1:3


Para mí  el libro de Josué es un libro excelente para retomar la vida espiritual que un día dejamos en pausa. En este recuerdas o escuchas por segunda vez el tipo de promesas grandiosas de Dios a los que han decidido seguirle. Además, después del desierto es bastante alentador escucharle -leyéndolo- decir que ya todos los enemigos y adversidades están vencidos; ya solo queda decidir tomar la bendición que está "cruzando el Jordán"; la conocidísima Tierra prometida. En este post veremos solo el capítulo uno y por cada post veremos otro capítulo donde expondré lo que he aprendido de Él mediante su palabra. 

Resumen y Contexto. 


El pueblo Israel había sido ya librado de la cautividad de Egipto. Justo como nosotros cuando aceptamos que Jesús es el hijo de Dios y nos saca del mundo para limpiarnos y regresarnos a Él. Es lo que vengo contando que he pasado, y estoy segura que todos los que han tomado esta decisión lo han pasado. Salen de Egipto y van al desierto donde Dios tiene una comunicación directa con Moisés dándole las tablas de la ley para que el pueblo de Israel y su líder Moisés tengan una base sólida sobre como conducirse para actuar conforme a aquél que los gobierna: un Dios justo, bueno, fiel y verdadero. Así mismo para evitarle cualquier conflicto o desgracia a todo el pueblo. Después de 40 años de estar aprendiendo como deben comportarse por fin dejan el desierto.  Ya dejamos el desierto, ya sabemos que Dios sabe y nosotros no. Ya entrevemos que Dios es bueno, ya decidimos que vamos a obedecerle para que nos vaya bien...¿Qué sigue? Tomar posesión de las bendiciones, dejar ahora sí que Dios cumpla su propósito en nuestras vidas. ¡Qué miedo! Completo control a Dios, entrar a un terreno desconocido conociendo incluso nuestras propias debilidades pero al mismo tiempo sabiendo que él está con nosotros: 


  

NADIE TE PODRÁ HACER FRENTE EN TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA; COMO ESTUVE CON MOISÉS ASÍ ESTARÉ CONTIGO; NO TE DEJARÉ NI TE DESAMPARARÉ - Josué 1:5



Como estuvo con Moisés: haciendo maravillas, explicándole la ley, engrandeciéndolo, librándolo, hablando CARA a CARA con él, acogiéndolo en su presencia, ASÍ, así estará contigo!   "¿Conmigo? pero , yo no voy a librar a un pueblo de la esclavitud". Bueno puedo decirte que eso Tú no lo sabes, ¿por qué no mejor nos dejamos de imaginar que podría estar planeando Dios para nosotros y empezamos a vivirlo? Si algo he aprendido de Él es que te conoce tan bien, pero tan bien que aunque no fuera un pueblo entero librado de la esclavitud y fuera solo una persona a la que librara y tú fueras parte de esto y por lo mismo pudieras percibir el poder y la gloria de Dios eso haría que  te llenaras por completo. Él sabe lo que tu corazón desea y con que vas a sentirte feliz y satisfecho. 



ESFUÉRZATE Y SE VALIENTE PORQUE TÚ REPARTIRÁS A ESTE PUEBLO POR HEREDAD LA TIERRA DE LA CUAL JURÉ A SUS PADRES QUE LA DARÍA A ELLOS - Josué 1:6

Dios ha hecho promesas a los que le aman y a los que le siguen. Cuando hallamos gracia ante sus ojos nos usa para ser parte de ello. Dios juró a su pueblo que lo libraría de la esclavitud, le dió a Moisés la opción de ser parte de ello. Moisés decidió que quería ser parte. Dios lo tomó, lo preparó y al final cumplió su promesa haciendo a Moisés partícipe de ello. Grande.

Dios prometió a su pueblo que daría tierra para habitarla, y le dio la opción a Josué de elegir si quería ser o no parte de eso. Nunca como expectadores si no como accionadores y participantes activos de estas promesas. Ejecutando las instrucciones de la mente maestra. Dios tiene muchas promesas que cumplir, cosas grandes que juró a nuestros padres y abuelos, promesas en la vida de los demás, promesas en el Universo, y te da HOY la opción de elegir si quieres o no ser parte de eso: de verlo de cerca, de escucharlo, de obedecerlo para ser testigo de sus maravillas. Tiene un propósito para tu vida, un gran plan que te llenará a ti y hará al mismo tiempo que desbordes hacia los demás su poder,su gloria, su sabiduría y lo mas importante: SU AMOR.  ¿Qué tengo que hacer? ¿Qué pide Dios de mí?


SOLAMENTE ESFUÉRZATE Y SE MUY VALIENTE [...] PARA CUIDAR DE HACER CONFORME A TODA LA LEY; NO TE APARTES DE ELLA NI A DIESTRA NI A SINIESTRA PARA QUE SEAS PROSPERADO EN TODAS LAS COSAS QUE EMPRENDAS - Josué 1:7  

Esforzarse en cumplir no sólo los diez mandamientos, si no todos sus estatutos. Eso realmente implica un gran esfuerzo: hay que luchar en contra de nuestra propia costumbre, en contra de la manera de pensar que hemos adoptado malamente a lo largo de los años; hay que estar evaluando en cada acción, decisión y pensamiento si va o no de acuerdo con lo que Dios ha estipulado y Jesús reitera. Una vez analizado esto, si no va de acuerdo corregirlo y eso representa gran esfuerzo. 

Ser valiente también para cumplir la ley y lo que Dios nos manda pues todo va en contra del mundo: de lo que el mundo exige, lo que el mundo predica, lo que el mundo practica, lo que el mundo espera de ti. Así que se requiere de valentía para darle la espalda al mundo y OBEDECER A DIOS. 


DE DÍA Y DE NOCHE MEDITARÁS EN ÉL PARA QUE GUARDES Y HAGAS CONFORME A TODO LO QUE EN ÉL ESTA ESCRITO; HARÁS PROSPERAR TU CAMINO Y TODO TE SALDRÁ BIEN. - Josué 1:8 

¿Qué más podríamos pedir? La seguridad de que estando con Él, guardando sus mandamientos TODO TE SALDRÁ BIEN : TODO! Claro, meditar de día y de noche en su palabra  da este resultado lógico. ¿Por qué? Todo lo que hacemos mal viene de pensamientos arraigados que son incorrectos. Provienen de rechazos de la gente, de heridas en el corazón, de percepciones erróneas de nosotros mismos y de nuestra realidad y del DESCONOCIMIENTO de Dios; la Biblia trae todo lo contrario a eso, primero te da el conocimiento de Dios, después te va enseñando el comportamiento mezquino de la gente que no lo conoce y porque hacen lo que hacen quitándote pesos de encima pues sabiendo que si te acercas a Dios, Él SERÁ TU ESCUDO (Salmos 3) todos estos rechazos y heridas ya no te alcanzarán erradicando esos pensamientos erróneos que te hacían actuar también erradamente.  Así que meditar de día y de noche en ella corrige tu camino, tus pensamientos y también tus sentimientos. 



MIRA QUE TE MANDO QUE TE ESFUERCES Y SEAS VALIENTE NO TEMAS NI DESMAYES, PORQUE JEHOVÁ TU DIOS ESTARÁ CONTIGO A DONDE QUIERAS QUE VAYAS - Josué 1:9 
Dios nos dice: "Sí, será difícil hacerle frente al mundo pero esfuérzate que yo estoy contigo", Dios nos dice: "Sí es CANSADO nadar contracorriente: amar cuando ellos te odien, escuchar cuando te griten, soportar con paciencia cuando ellos arremetan pero YO ESTOY CONTIGO"!! Además en este punto Dios ya no está poniendo límites en cuanto a donde ir o que desear, al contrario le estaba dando a Josué la seguridad de que A DONDE QUIERA QUE VAYA ÉL LO SEGUIRÁ, the sky is the limit. Nos dice, si me sigues, me obedeces, me amas y guardas mis mandamientos THE SKY - y nisiquiera el cielo ya- IS THE LIMIT. No me digan que eso no es GRANDE?  



JEHOVA VUESTRO DIOS OS HA DADO REPOSO Y ESTA TIERRA - Josué 1:13;  1:14 MAS VOSOTROS TODOS LOS VALIENTES Y FUERTES, PASAREÍS ARMADOS DELANTE DE VUESTROS HERMANOS Y LES AYUDAREÍS 1:15 HASTA QUE JEHOVA LES DE REPOSO COMO A VOSOTROS Y ELLOS TAMBIÉN POSEAN LA TIERRA QUE JEHOVÁ LES HA DADO.

Hermanos en Cristo en Reposo: levántese, esfuércese y ayúdenos :3 a los que no hemos poseído la tierra aún. Si tú ya eres esforzado y valiente  Dios le invita - que digo, le ordena- a ayudar a sus hermanos que apenas están armándose para entrar a poseer la tierra que Jehová tiene para ellos: CUMPLIR EL PROPÓSITO DE DIOS EN LA VIDA DE CADA UNO. Esforzados y valientes deben ayudar a sus hermanos.




SOLAMENTE QUE TE ESFUERCES Y SEAS VALIENTE - Josué 1:18

Siguiente >










 






miércoles, 15 de julio de 2015

El desierto...

A estas alturas y en retrospectiva identifiqué el "modus operandi" de Dios.

Lo puedes observar en Moisés(Éxodo), David (Samuel), Elías (Jueces), Ester (Ester) y el mismo Jesús confirmando la consistencia de Dios a lo largo de generaciones, saltándose culturas, religiones, tiempo y espacio pues lo sigue haciendo hasta hoy.

La estructura de su plan es la siguiente:
-te pregunta si quieres saber de Él: cumplir su propósito en tu vida (el cual se traduce en tu razón de existencia y algo que te hará sumamente feliz) o te cuenta su propósito
-si dices que no gracias, se va (por un tiempo)
-si dices que sí empieza a prepararte. 


Cuando uno quiere un determinado puesto de trabajo, éste normalmente tiene un perfil a cumplir. Para ciertas tareas se necesitan ciertos conocimientos y ciertas habilidades. Lo mismo pasa con el propósito de Dios para tu vida. Siempre es algo GRANDE. Grande no refiriéndome a cantidad de personas involucradas, o fama enorme, o un cambio radical en la historia del humano. Es algo GRANDE porque además no está destinado mas que para ti, puesto que cada uno tiene una forma particular de ser. Hay talentos y dones que Dios dió. Estos talentos de suyo hacen maravillas pero dirigidos de la manera correcta, por Dios, logran cosas únicas y satisfactorias.

Así que si dices que sí le entras Dios te toma la palabra y empieza a pulirte. Todas estas personas que mencioné arriba vivieron lo mismo:

Dijeron que sí y como acto seguido se encontraron en algún punto en un desierto, lejos de todo lo que conocían y a los que conocían. Pero en un encuentro cara a cara con Dios en el que les contó lo que quería de ellos. (Éxodo 3 y 4) (1 Samuel 16, 23) (1 Reyes 19) 
(Mateo 3 y 4) 

¿Por qué? Dios quiere un encuentro cara a cara con Él. Quiere que tú y Él debatan, discutan, hablen, se escuchen y se conozcan. Él ya te conoce, pero va a hacer que tú te conozcas, que tú te veas como Él te ve. Alguien que tiene un gran potencial de ser GRANDE, de ser como ÉL porque estamos hechos a su imagen y semejanza así que en potencial podemos alcanzar la perfección, sabiduría, justicia, verdad y amor bajo su tutela.

Tiene que quitar del paso todo eso que estorba para un encuentro cara a cara. Ese es el desierto. Este dura lo que tú quieras que dure. Puedes comprender desde el día uno que el que está al mando es Dios y obedecer. O renegar cada orden que te indique y dar vueltas y vueltas en el desierto hasta que aprehendas (sí con h) la lección. Jesús mismo es el "verbo hecho carne". Quiere ver en "carne" tus palabras; no basta con decir:"Sé que debo obedecerte" para pasar al siguiente nivel, HAY QUE HACERLO. "Confio en ti" HAY QUE DEMOSTRARLO.

Durante mi desierto "perdí" muchas cosas que eran importantes para mí. Mi relación de pareja, con esta algunos "amigos", mi trabajo que me había dado una gran satisfacción por un tiempo, mi gato al que era como un hijo. Sin todo eso de por medio lo cual creía yo que me definía hizo que me diera cuenta de que realmente no eran tan importantes como sí lo eran el conocerme a mi misma y saber que quería Dios de mí. Todo lo demás, como dice en Mateo 6:33 vendría solo, Dios lo traería para mí. Y así lo hizo lo ha hecho y sé que seguirá haciéndolo. 

Hubo varias veces en las que pensaba:"yo quise conocerte, te hice caso cuando me dijiste haz esto, deja lo otro, no sigas con estas u otras personas. POR QUÉ Me está pasando ESTO?!?"  Una tras otra, "¿qué estoy haciendo mal?" más tarde comprendí que sin las adversidades nunca habría podido conocerlo.

En esta época que empezó con un "déjame conocerte" el cual había incluso yo prácticamente olvidado me fue mostrando quien era Él. Recuerdo una vez (ya era marzo del 2014) estaba en un discipulado y la chica que lo dirigía leía sobre Romanos y el amor de Cristo por nosotros o algo así, no sé de que manera terminó diciendo las siguientes palabras: "la tribulación y las adversidades sirven para conocer a Dios".

No pude creer lo que había dicho, captó por completo mi atención. "Por qué me está pasando esto? (Nov-2013) / quiero conocerte( Julio 2012)/ las adversidades sirven para conocer a Dios (Abril-2014)/" Me estaba respondiendo..."¿Cómo asegurar que Dios sana si nunca has estado enfermo? ¿Cómo asegurar que Dios CONSUELA si nunca has estado TRISTE?" 

En ese momento todo lo que me estaba pasando dejo de tener un matiz negro y obscuro y se convirtió en un:" ERES DEMASIADO REAL PARA NEGARTE. Yo quise conocerte y no solo me lo has contado en teoría, me estas dejando verte, sentirte, escucharte" Eso fue lo que pensé y quise saber más. Empecé a leer mucho más la Biblia pidiéndole guía y dirección. Sabiendo también que para aprender tendría que saber la teoría y la práctica. Sabiendo que podía pasar cualquier cosa y que entre más me acercara a ÉL también más peligrosa se haría la práctica porque para ver el total poder de un Dios como este, la situación en la que lo utilice debe verse casi perdida, una misión imposible para demostrarte su poder. Pero no me importó, sabía también que iba a valer la pena, ya nadie me iba a contar que Dios sana, que Dios consuela, que Dios es justo etc etc estaba a punto de experimentarlo. 

En resumen el modus operandi es el siguiente: 
-naces
-creces
-vives a tu antojo
-te pregunta.
-si dices que sí:
-te manda a tu desierto para prepararte (aquí el desarrollo depende de ti)
-te llama (el llamado a tu misión)
-te regresa de donde te sacó pero engrandecido, renovado y poderoso a cumplir tu misión.

Caminar desde aquí de su mano dependerá de ti y de tu compromiso. Este mecanismo no acaba con "UNA UNICA MISION EN LA VIDA" su propósito es multifacético y si para cada cara del mismo necesitas distintas habilidades tiene que curtirte en cada una de ellas.(así es puede haber multiples "desiertos" dependiendo que cuanto aprendiste en el primero los demás ya no lo parecerán) Depende de ti cuanto quieras pasar en el desierto, días, meses, años...Las principales aptitudes para salir con éxito son:

La paciencia.
La obediencia.
La fe.

Fácil? Jaja para cada una de ellas hay un sin número de actividades a aprender. Yo las detallaré en los posts siguientes.



Seguramente piensas "a mí no me ha preguntado nada" yo creo mas bien que no lo has escuchado bien, no has puesto atención lo suficiente. No hay problema no hay que esperarse puedes pedirle que cumpla el propósito que tiene para tu vida, que lo quieres y te tomará la palabra.


Capítulo 1 de una nueva vida.

Junio del 2013.


Descargué la app de Holy Bible You Version. En esos meses terribles y obscuros de mi vida donde logré por fin llegar a los 50 kilos y tener un megacuerpazo porque estaba tres horas en el gimnasio (sí tres horas x_x ) descubrí una constante. Conforme iban transcurriendo los días de la semana cada semana mis fuerzas iban menguando y mi decaimiento creciendo. El ejercicio no estaba ayudando lo suficiente; 3 horas diarias y las endorfinas generadas no bastaban. Para cuando llegaba el viernes y el sábado mi vida era una enorme nube NEGRA. Odiaba los fines de semana porque al menos el trabajo me mantenía entretenida.

Las personas mas cercanas a mí, como mi familia, mi jefa y algunos de mis amigos (los que quedaban después de la ruptura) se percataban perfecto de que estaba yo en un modo zombie, sin reaccionar, sumida en algo que ni yo sé que era.

A su vez empecé a observar que los domingos y los lunes mis fuerzas eran renovadas. La alegría que estaba muerta casi por completo los otros días de la semana revivía el Domingo. ¿Qué estaba pasando? Cuando lo analicé mas a fondo me dí cuenta de lo que estaba renovando mis fuerzas: La Palabra de Dios. Suena SUUUUUUUUUUUUUUUUUUPER trivial, suuuuuuuper trillado. Pero era cierto. Mi papá había comenzado a implementar la lectura de la Biblia cada domingo en familia, me parece que seis meses antes de que todo esto ocurriera. Daba un pequeño resumen de lo que él había estado leyendo en la semana y cuál creía que era el mensaje de Dios para nosotros en ese momento basado en la lectura. Todos los domingos escuchaba algo que me renovaba las fuerzas, algo que sin yo quererlo o saber siquiera como lo hacía me daba momentos de paz, certeza y alegría. Por unos días la nube negra que se posaba sobre mí se disipaba y me daban ganas de seguir esperando qué Dios iba a hacer por mí si le entregaba mi "hacer".

Cuando me dí cuenta de que esto ocurría sin variar TODOS los domingos específicamente después de leer la Biblia quise replicarlo para todos los días. Cualquiera que descubre una fuente de paz, y alegría no dudaría en replicarla todos los días. Así fue como terminé descargando a mi teléfono Holy Bible You Version. Tiene una feature muy útil para lo que en ese momento era mi propósito: replicar la sensación de escuchar lo que Dios decía los domingos DIARIO. Cuando abres la app te sale el "Versículo de día". Muchas veces cuando había pasado algo con mi ex, que yo me enteraba que tal o cual, o que perdía yo toda esperanza de salir de ese hoyo, o que simplemente mi corazón estaba a punto de desfallecer, de tirar la toalla y de decir "No Dios, esto no está funcionando, no me estas ayudando para nada porque no veo que regrese con mi ex, o que encuentre otro, o que [...]" El versículo del día le quedaba perfecto...como si me contestara a mí lo que me preocupaba. Esto pasa por que toda la palabra de Dios nos habla a nosotros en las cosas que nos preocupan. Como Dios las conoce sabe también que va a hacerte sentir mejor. Respondía a mis peticiones de ayudarme a superar esto, de guiarme en las decisiones a tomar sobre este asunto. Y sobre todo de darme paz.

Después encontré en esa misma aplicación Planes de lectura bíblica. Ya que yo estaba dispuesta a realmente tener una conexión con eso que es Dios tomé el que se llama "Conexión Vertical" como su descripción lo dice habla de las promesas de Dios para nosotros. Estando perdida, encontraba una promesa y mi corazón decía: "Quiero eso Dios...dámelo". O identificaba alguna que, sin habérsela yo pedido me la había ya otorgado. Esto hacía que me impresionara de lo verdadero que resultaba ser lo que ahí decía y me daba aún mas curiosidad. Me daba confianza y me hacía preguntarme que pasaría si confiaba por completo en Dios, si le entregaba cada aspecto de mi vida. ¿Hasta dónde llegaríamos?

Hoy, recordando todo esto y gracias a la tecnología, viendo las fechas de cada nota guardada en mi app, de cuando inicié ese plan devocional...recuerdo con lucidez donde estaba parada y donde estoy hoy y gracias a QUIEN fue que lo logré.






El Plan duró de Junio de 2013 hasta Diciembre del 2013...y mis fuerzas fueron renovándose día con día. Siempre que sentía desfallecer una de ellas me pegaba con todo. Fui escribiéndolas en un cuadernito para no olvidarlas sobre todo aquellas a las que me aferré con todo mi ser para que Dios me las cumpliera, y lo hizo.



< Anterior    Siguiente >


El comienzo

Sócrates dice que para esbozar lo divino o en este caso incluso para "conocer" a Dios deberíamos primero encontrar lo divino en nosotros para de esta forma darse una idea de quien es Dios.

Neciamente al principio estaba negada yo a esa idea, después me dí cuenta que eso fue justo lo que hice y que me trajo hasta aquí. Me trajo hasta este mundo en donde mi vida espiritual dio un completo giro.

Hoy estaba reflexionando en ¿cómo llegué hasta aquí? En que momento la Biblia se convirtió en mi libro de cabecera para ahondar en la sabiduría? ¿Por qué? ¿Que fue lo que cambió?

Tuve que hacer un recuento hacia atrás sobre que había pasado...que decisiones había tomado para estar hoy donde estoy.

Si me remonto a mis orígenes me doy cuenta que siendo niña tenía muy clara al idea de que todos ibamos a morir y que nos esperaba el infierno. Crecí en una familia cristiana por lo que estos conceptos me eran comunes. Sin embargo conforme fui creciendo y ví que a nadie más le preocupaba esto me fui relajando. Hasta el punto de estar segura - o creer estar segura- de no necesitar a Dios para nada. Salvo cuando se me presentaba alguna situación en la que podía correr el riesgo de arruinarlo todo.  Una parte de mí estaba convencida de que era real, existía pero a mi no me concernía en lo mas mínimo. Podía tomar la mayoría de las decisiones en mi vida y vivir con las consecuencias de ello.  Que el cielo y el infierno los construía uno mismo aquí en la tierra, más el infierno.

2011.- Un día cuando estaba en un punto en el cual los 5 años próximos estaban "planeados" y ya sabía a donde quería yo llegar, sentí que algo no estaba bien. Y en mi mente había un recuerdo o algún conocimiento de que si le preguntas cosas a Dios él te responde. Tenía ciertas experiencias de cuando le dejaba algo, derrepente en sus manos y él lo resolvía. Así que al ser 5 años próximos, sueños, anhelos y decisiones importantes decidí que agotaría todas las posibilidades para no errarle.

2012.- Yo siempre he sido una rebelde, odio que me digan lo que tengo que hacer y mas aun como debo hacerlo. No tomar mis propias decisiones me volvía loca, aunque también me volvía loca errar. (Me vale que digan que es humano, ME VALE!) Tenía muchas ganas de hacer un posgrado en específico "Maestría en historia del pensamiento". Yo no había escuchado ese planteamiento de Sócrates de conocer lo divino en ti para esbozar a lo REALMENTE DIVINO. Pero algo creía yo dentro de mí sobre eso porque ese fue mi primer motivo para tomarla. Recuerdo que le dije: "¿Quién eres? Déjame conocerte." Odio que las personas me digan lo que creen que es tal o cual, me confunden. Prefiero siempre crearme mi propia idea, mi propia opinión. Hubo un tiempo en el que me quedaba sin argumentos al "defenderlo" o me contradecía, o mis argumentos eran tan poco sólidos que cualquiera los terminaba cambiando al suyo...así me dí cuenta que mas bien IGNORABA quien era Él. Todo mi conocimiento sobre Dios estaba basado en lo que mi papá decía de Dios, en lo que la Iglesia decía de Dios, en lo que la gente decía de Dios, en lo que los ateos decían de Dios, en lo que los fanáticos decían de Dios, la ciencia etc etc. Así que le dije: "Déjame conocerte, si eres real y me escuchas déjame conocerte. Enséñame QUIEN ERES". Lo dije y me medio olvidé del asunto.

2012.- A la par comencé a pedirle luz sobre mi relación de pareja, no sabía si por lo que pasaba eran peleas normales, hasta donde mi locura era razonable o mera locura. Mi trabajo estaba bien, mi familia estaba bien (según yo), mis posgrados estaban bien, eso -mi relación de pareja- era lo único que me preocupaba en el momento y sobre lo que había perdido un poco de control. Recuerdo que le especifiqué que en esto realmente no deseaba equivocarme, pues se trataba del resto de mi vida así que le pedí que si el hombre con el que en ese momento estaba no era lo conveniente para mí pues que me lo hiciera saber. Eso fue en el 2012. Hubieron muchísimas señales que en ese momento que yo dejé pasar, no las identifiqué como tales; por ende seguí pidiendo lo mismo sin según yo obtener respuesta.

2013.- Un año después...tuvimos una pelea súper común para nuestra relación, era de las habituales la habíamos tenido unos cientos de veces pero ese día algo fue diferente, no lo puedo expresar pues hay cosas inexpresables pero sabía explícitamente que debía terminar esa noche porque después no habría otra oportunidad de salir victoriosa de esa situación. Iba a salir seguramente pero destruida, lastimada y enojada probablemente con Dios por haberme "dejado" llegar hasta allá. Fue un: "el tren esta partiendo, lo tomas o lo dejas; es la última oportunidad" y lo tomé...lo tomé sin saber que seguía, sin saber cual iba a ser el desenlace de esto. Sólo lo tomé pensando que Dios sabía lo que hacía...y ni modo.

Ya me habían decepcionado muchas veces personas en mi vida, ya había sufrido decepciones pero algo me decía que Dios no iba a decepcionarme y decidí en ese momento confiar en Él y hacer lo que parecía me estaba mandando que además era su respuesta a lo que yo había estado pidiendo "Es o no es? dímelo".

Julio 2013.-No me arrepiento, los meses posteriores a esa decisión fueron de los peores de mi vida. Me da un poco de vergüenza decir que me acerqué a Dios por haber cortado con mi exnovio -.- es como, digo, suena tan trivial, tan superficial... pero para mí lo significaba todo. Todas mis esperanzas, sueños y anhelos habían estado tejidos a esa persona...prácticamente mi felicidad dependía de si estábamos o no juntos. Cuando terminamos no supe que hacer, ni siquiera podía tejer nuevos sueños o metas porque la materia prima de los sueños estaba podrida. 5 años de mi vida - que aun ni pasaban- completamente borrados, destruidos, solo niebla hacia adelante. Lamentablemente, me encontraba en una situación en la que ni nada ni nadie podía hacer algo por mí. Es una pena que el ser humano solo hasta que está en una situación como esta se le ocurra voltear a Dios. Deberíamos tenerlo presente siempre pero bueno; como todos, caí en la normal. Revisando mis notas de justo cuando fue que empecé con todo esto... encontré un post en mi google+ donde le decía que yo ya no tenía idea de para donde moverme, pero que estaba segura que él sí lo sabía todo, que él tenía el poder para llevarme a donde quisiera llevarme y que él estaba en control a partir de ese momento.

Ahí empezó todo, prácticamente cuando tenía una duda sobre que hacer se la dejaba en sus manos, y recibí indicaciones explícitas de que hacer y como conducirme. Siguiéndolas me dio muchas victorias que jamás hubiera podido yo haber conseguido puesto que desconocía miles de hechos que habían pasado en mi relación. Me dejó ver su justicia, me condujo por el camino de la verdad y sobre todo me mostró perfecto de que me había librado. Así que decidí servirle, decidí seguirle. Y empecé a conocerlo, se dejó ver a mis ojos y eso es lo que hoy voy a compartir en este blog porque para mí Dios es tan real como lo soy yo misma, tú que lees este blog y este mismo mundo.