viernes, 1 de junio de 2018

La certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve

Leí hoy en un blog de "cristianismo" un comentario de una persona un tanto molesta. Esta persona, pensaba que el ejercicio de su fe estaba en desventaja con respecto a los “antiguos”. Su argumento es que, los apóstoles fortalecieron su fe al ver los milagros y por haber visto al Mesías en carne y hueso. Esta persona argumenta que, sin milagros como esos, ¿cómo va él a creer? ¿Por qué él ahora tiene que creer sin ver absolutamente nada?

Pero esto no es lo que dice la biblia;

Mateo 11:23 Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy.

Marcos 6:52 Porque aún no habían entendido lo de los panes, por cuanto estaban endurecidos sus corazones.

Al contrario dice que entre mas milagros hacia Jesús menos le creían. La fe no es ver milagros, la fe no es sobre cosas sobre naturales, efímeras, invisibles, inexistentes... la fe es sobre certezas; es sobre el conocimiento verdadero.

¿Usted tiene la certeza de que mañana saldrá el sol? Apuesto a que Sí. Por qué? Incluso si usted muriera hoy, yo creo que moriría con la CERTEZA de que mañana saldría el sol. ¿Por qué? Porque es un fenómeno que se ha repetido día tras día irrevocablemente, sin falla, una y otra vez, a través del tiempo, las épocas, las situaciones, alineaciones de planetas, el desplazamiento de la galaxia; a pesar de todo esto el sol sigue saliendo cada mañana, así que mañana no tendría porque variar.

Eso es fe (la certeza de que mañana saldrá el sol, incluso si en este momento es de noche y no podemos ver ni al sol ni el futuro) y no está basada en volatilidades sino en hechos perceptibles. Los apóstoles no creyeron por ver a Jesús resucitar, o por verlo hacer milagros. Los apóstoles creyeron (después de tres años) porque todo lo que dijo Jesús que pasaría, pasó. Cada que Jesús hacía una “predicción” se hacía realidad, eso sólo reforzaba el conocimiento de los apóstoles sobre: "Jesús SIEMPRE dice la vdd”. El continuo fenómeno del sol saliendo todas las mañanas por el mismo lugar, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.  Incluso los milagros los usaba para reforzar el conocimiento principal: la certeza de que Él tiene poder para perdonar los pecados y librarte del infierno.

Mateo 9:5-6  Porque, ¿qué es más fácil, decir: Los pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda?  Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa.

Lo que necesitaba el cerebro de los espectadores ahí para reforzar el conocimiento de que los pecados pueden ser perdonados y que el que tiene potestad para hacerlos es Jesús.. lo materializa en un milagro para que se vuelva algo tangible. El milagro no te hace creer, sino la asociaón mental de este con la verdad que está proclamando Jesús.
 Y entonces si Jesús dice la verdad,  se ramifican otros conceptos: es verdad que existe un infierno, es verdad que Él puede salvarme de este, es verdad que el pecado existe, es verdad que estoy condenado etc etc.

Para cuando Jesús resucitó, los apóstoles habían reforzado todo el conocimiento sobre que Jesús era el hijo de Dios y que entonces todo lo que estaba escrito sobre Él, era verdad. Así que por “herencia” todo lo demás que se decía ahí sobre otras cosas, tenía el mismo carácter de verdadero para los apóstoles que las profecías sobre el mesías. (Los proverbios, los salmos, el génesis...)


La fe no es un cerrar lo ojos y esperar que algo pase, la fe es inferencia, es razón, es inteligencia, es conocimiento y es verdad. Dadas todas las verdades que Jesús dice ( más que nada que Él es la verdad), experimentar cada día que son ciertas, (que el sol salga cada mañana) esto refuerza tu conocimiento sobre Él y sobre su fidelidad. Por eso tienes que leer y orar, para saber que es lo que Él está haciendo en tu vida. Dios es lógico, pero su lógica no es la tuya.



lunes, 15 de enero de 2018

Los Diez Mandamientos

Hay muchas cosas en la Biblia que merecen un enfoque fresco. Casi todo esta viciado entre la religiosidad y la interpretación superficial. Por ejemplo los diez mandamientos...: Tomemos la versión corta,  resumida, o común...



  1.  Amarás a Dios sobre todas las cosas. 
  2. No te harás imagen ni semejanza de nada que esté arriba o abajo en la tierra.
  3. No tomarás el nombre de Dios en vano. 
  4. Santificarás las fiestas. 
  5. Honrarás a tu padre y a tu madre. 
  6. No matarás. 
  7. No cometerás actos impuros.
  8. No robarás. 
  9. No darás falsos testimonios ni mentiras. 
  10. No codiciarás los bienes ajenos.

"No", "no", "no". El argumento de muchos es que no les gustaría creer en un Dios que se la pase diciéndoles que no a todo. Una de las primicias principales de Dios es que Él es bueno (Marcos 1:18)  y que todo lo que hace por ende lo es también (Génesis 1, Salmos 33:5), Él no puede negarse a sí mismo en su naturaleza. (2 Timoteo 2:13) Así que estos "no" tienen algo bueno en sí... pero la prohibición nunca ha tenido buenos resultados, al contrario como que enardece la rebeldía... Dios también es sabio, ¿qué es lo que está mal aquí entonces? Pues nosotros, como siempre... el enfoque egocéntrico, egoísta, narcisista del ser humano. "Me están prohibiendo A MÍ".... el enfoque de Dios no es "a ti" es a todos los humanos y esto te beneficia a ti. Sólo desenfócate  a ti mismo y lo verás: 


  1.  Amarás a Dios sobre todas las cosas.
  2. Nadie se hará imágenes de otro Dios, buscarán al único Bueno y Verdadero, garantizando bendición.  
  3. Nadie tomara el nombre de tu Dios (al que amas con todo tu corazón) en vano. 
  4. Nadie te hará trabajar más de 6 días a la semana para que puedas descansar. 
  5. Tus hijos jamás te faltarán al respeto. 
  6. Nadie te herirá ni atentará contra tu vida. 
  7. Nadie va a serte infiel, ni a dejarte por otr@.
  8. Nadie te quitará lo que es tuyo. 
  9. Nadie te engañará ni te acusará falsamente. 
  10. Nadie te dañará por envidia, ni te quitará lo tuyo, ni te hará la vida difícil porque no puedan tener lo que tú tienes. 
¿Quién no querría una seguridad tal?
Son en realidad, una garantía de bienestar para ti y todos los demás, no una prohibición. Éste es sólo un pequeño ejemplo de como el mal enfoque (humano y no divino) puede hacer que el Verdadero y único Dios Bueno aparezca como más bien un reflejo nuestro y no como realmente es. 

martes, 4 de julio de 2017

Cantad con Inteligencia - DIGNO - Marcos Brunet

Cuando uno lee la letra y ve las pocas estrofas de esta canción podría pensar que no hay mucho que decir sobre Dios para su alabanza en ella... la realidad es que es una canción de esas que si no conoces a Dios y lo que es (AMOR) no te dirá absolutamente nada.

He aprendido que el amor de Dios no sólo "se siente", más bien se comprende...nosotros le amamos a Él porque Él nos amó primero. (1 Juan 4:19)

Alguna vez han lastimado a alguien sin querer? A alguien que aman? Cuando uno se da cuenta del daño que hizo, se arrepiente y pide perdón, a veces no se espera nada a cambio, pero muy dentro de ti también pides perdón para enmendar el daño, para que el vínculo no se rompa, para poder seguir compartiendo tu vida con aquella persona. Pero hay veces en que el daño fue tan profundo que la persona dañada no quiere saber nada de ti, te aleja, y rompe toda relación; es normal y es natural...y uno queda triste y desolado aún cuando estés verdaderamente arrepentido o jamás haya sido esa tu intención: dañar a la persona que amas.

Todo agravio, sea a ti o a un tercero es primero una ofensa contra Dios pues, además de estar haciendo lo malo, dañas una "copia" (imagen y semejanza de Él) de Él. Como diría David, incluso después de cometer homicidio:

Contra ti, contra ti solo he pecado,Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra,Y tenido por puro en tu juicio. (Salmo 51:4)


Así que no importando además a quien dañes, la ofensa va siempre primero hacia Dios, Él debería estar de continuo airado y ofendido contra nosotros, debería alejarnos de su presencia, negarnos su amistad, su cariño pero no lo hace!!!! Él no te dice: "No, ¿sabes qué? Lo hiciste pésimo!! bye!", "No te quiero ver, ya no te quiero hablar", no! Cuando te arrepientes de corazón, te abraza y te dice: "No peques más..." (Juan 8:11) :( Así que esta canción es para esos momentos:



No tengo nada para ofrecer  (Pobreza de espíritu, Mateo 5:3)
No hay nada que te pueda sorprender 
Solo un corazón, quebrantado  
Una y otra vez 

No hay nada que me enamore mas (como no te vas a enamorar de alguien que no te aparta de él cuando te equivocaste, que no te niega su amor, ni su compañía, que te da su comprensión)
Nada que me apasione más 
Sólo tu presencia 
Sólo tu mirada 
Me hace suspirar 

Me inclino ante ti, (no podrías rendirle reverencia a nadie más, porque Él es el único que puede hacer esto de perdonarte aún cuando tú fallaste)
Rey que perdona, multitud de errores 
Me inclino ante ti... 

Digno, eternamente Digno 
Impresionante, Digno 
Solo ante ti yo me inclino 
Solo ante ti yo me rindo




DIGNO - Marcos Brunet

Spotify:
Youtube:
Comprar:
Itunes

jueves, 15 de junio de 2017

No hagas despertar al amor hasta que quiera.

Crecer en un mundo como este, lleno de novelas, películas, series de televisión,  historias románticas nubla el significado del Amor.

Dios es Amor. (1 Juan 4:8) 

Si alguien busca la verdadera definición del amor esa es. Dios es Amor. Lo demás es romance…y probablemente sea hevel (humo en hebreo) algo que se esfuma. Hay tres pasajes que sé, van juntos en todo esto; voy a intentar desglosarlo en esta entrada.

  1. Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Por los corzos y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera. (Cantares 2:7)
  2. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. (1 Corintios 13:4-7)
  3. Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. (Mateo 22:37-39)



1 Corintios 13, se utiliza siempre para definir casi casi los votos de una pareja. Yo siempre he dicho que el Amor es poco probable que se pueda entender viendo una pareja. Es raro ver realmente una acorde a lo que Dios pide. Siempre he dicho que se parece más al amor de una madre por un hijo, pero como pocos tenemos hijos pues tampoco lo sabemos muy bien. 

Lo que sí he llegado a entender (GaD) es que este versículo no se refiere al amor de pareja sino a la respuesta que nosotros deberíamos entregarle a Dios referente a su amor.

Jesús rectificó que éste era el mandamiento número uno, es decir no fuimos llamados a hacer ninguna otra cosa más que ésta:

 “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” Mateo 22:37
La palabra griega usada en este evangelio para esto es  Ἀγαπήσεις (Agapēseis). Existen 4 palabras en griego para referirse al amor: Eros, Agape, Phileo & Storge.[1]  

El “agape” está definido como: “deleitarse en aquello que es objeto de; valorarlo sobre todas las cosas y al mismo tiempo no estar dispuesto a abandonarlo o seguir sin él”. Esto es lo que Dios siente por nosotros, y esta debería ser también nuestra respuesta a ese amor.

Así que cuando la gente agarra este versículo y lee: “Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” y se imagina a su esposo, novio o a su prójimo…se nos vuela la cabeza porque no entendemos porque deberíamos cumplir eso sabiendo que es una locura: “Todo lo sufre” entonces si mi esposo me pega ¿tengo que sufrir eso porque “lo amo”? ¿Tengo que amarlo además porque es mi prójimo? Y empiezan los problemas. ¿Acaso Dios se equivocó? ¿Acaso nos está pidiendo una locura, un imposible? Dios no se equivoca, los que se equivocan somos siempre nosotros. Lo que está mal aquí, es el orden.

  • Sí debemos amar al prójimo. (Mateo 22:37-39)
  • Sí debemos sufrir el agravio. (1 Corintios 6:7)
  • Sí debemos amarnos y respetarnos. (1 Corintios 3:16)



Pero no en ese orden. El orden no es amar primero al prójimo, luego a ti mismo y luego algún día cuando conozcas más de Dios, o cuando estés en el cielo amar a Dios. ¡NO! Primero es Amar a Dios. Corintios 13 se refiere a cómo debería ser nuestro amor por Jesús; cómo DEBERÍA ser nuestra respuesta hacia su amor. Si lo amamos entonces esperamos en Él, le creemos, soportamos la prueba, la disciplina y sufrimos la persecución con gozo. Al hacer esto hacia Él, lo cumplirás también con el prójimo puesto que cada promesa que le crees al hacerla tuya, te hace cumplir también sus mandamientos.

Tomemos por ejemplo el primer mandamiento con promesa: honra a tu padre y a tu madre, para que te vaya bien. Le crees a su promesa –el amor todo lo cree- y al creerle tu corazón dice: "vale la pena obedecerlo" y sin querer empiezas a honrar a tu padre y a tu madre. Independientemente del tipo de personas que sean y de lo que te hayan hecho porque sabes que de Él recibirás la recompensa. (Colosenses 3.23)

Primero a Dios, luego a ti y de ahí por consecuencia amarás a tu prójimo como se debe...si lo intentas al revés pues te desgarras porque las personas siempre nos vamos a fallar unas a otras puesto que no somos perfectos y estamos llenos de heridas, traumas y “torceduras”.  Además si tomas este orden estarías amando a otros antes que a Dios y eso tiene nombre y es grave: Idolatría.

Pues bien, si uno no ha aprendido a amar a Dios no ha aprendido a recibir el amor de Dios y simplemente es incapaz de amar a otro. Esto es lo que significa no hagas despertar al amor hasta que quiera. Parafraseando: 

No te involucres sentimentalmente  -mucho menos sexualmente- con alguien, si no estás listo para amarlo. Es decir, si no estás listo para perdonarlo, para soportarlo, para apoyarlo, para buscar todo el tiempo el bien del otro y nunca el tuyo, para gozarte en sus logros en lugar de envidiarlos, para verlo a él/ella en lugar de a ti mismo,  para ser ayuda, compañía, soporte, complemento. Si lo que tú estás buscando al involucrarte con alguien (despertando al amor, las 4 formas) es que llenen tus necesidades lo más probable es que no vaya a funcionar. Terminarás debiéndote a ti mismo, en números rojos, exponiéndote a la desilusión y ruina total INVARIABLEMENTE.   Sólo amando a Dios primero se llenan tus vacíos, y te vuelve capaz de amar. Primero en tu casa, tu familia, si no amas a tu hermano, padre, madre...¿Cómo vas a amar a un completo desconocido?

No hagas despertar el amor hasta que quiera, hasta que el Amor/Dios te de la aprobación sobre tu "capacidad" de amar, por así decirlo. Cuando estés listo, Él mismo te traerá o te llevará a la persona que ya también está lista para amarte. Puede que te adelantes y sea la persona pero tú no estés listo, puede que si te agarras de la mano de Dios salgan a flote y salve su unión, pero una cosa es segura: si despiertas al amor antes de que quiera, la vas a pasar PÉSIMO. Revisemos nuestras relaciones pasadas y vean lo que digo; sabemos que es cierto.

Por lo menos en mi caso lo es y Dios tuvo grande misericordia al mostrarme todo esto para que sepa que Él está trabajando en mí ahora para dejarme lista para la persona que Él tiene para mí y al mismo tiempo revelarme todo esto para que ore también por esa persona.

El matrimonio y el amor de pareja replican el modelo Jesús-iglesia en muchas formas. Así que si Dios te permite casarte no es para que “te la pases bien” nada más; es una forma de glorificar su nombre puesto que los esposos deben parecerse a Jesús en todo y las esposas a la iglesia que él escogió como su novia respondiendo al amor sacrificial que Él mostró.

Esposos:se dio a sí mismo por ella, para santificarla” Efesios 5:25
Esposas:una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada.” Efesios 5:27

 De esto se trata la vida: de Jesús, su amor y su vida abundante.

Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

jueves, 2 de marzo de 2017

Renunciar...

Hay una táctica del enemigo que es muy eficaz: EL MIEDO. El miedo es natural, es la reacción natural ante lo desconocido, ante la incertidumbre: "que hacer si ya no tengo algo?" "si estoy sólo?" si..., si..., pero la palabra de Dios es muy clara:
18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. 1 Juan 4:18


Si comprendemos su amor y creemos en él, nos hace entender que todo lo que nos pide hacer es para nuestro bien, y nos quita el temor porque sabemos que no importa lo que esto sea, estará bien, pues es mandado por Dios y Dios sólo quiere nuestro bienestar porque Dios es bueno y lo único que de Él emana es el BIEN.


Por eso Dios nos hace renunciar a cosas, no es que sea un requisito arbitrario para servirle. Es indispensable que no tengamos miedo para poder servirle. Cuando nos aferramos a algo o a alguien va a ser inevitable que temamos perderlo. Y aún así vamos a perderlo, precisamente por este aferrarse. Y si queremos de corazón servirle al Señor eso mismo va a estorbarnos. ¿Por qué? porque al temer perderlo vamos a entregar todas nuestras fuerzas, tiempo, acciones, todo nuestro ser puesto ahí... y de todas formas vamos a perderlo. Es decir, fríamente: desperdicio de recursos en algo que no aprovecha. Ahora entiendo también este versículo:

39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. Mateo 10:39

Cuando tú llegas a decir: "Lo logré, mira Dios sin manos" como cuando le decías al adulto que te enseñó a andar en bici...pero le dices "Lo logré Dios, y sin ti, con mis decisiones y mis fuerzas", temo decirte que te estás engañando y en cualquier momento esa casa edificada en arena...se la va a llevar hasta el viento más ligero..."El que halla su vida": "Lo logré sin ti Dios! conseguí lo que quería"...la perderá. Pero el que "pierde su vida por causa de mí", si le dices "mira Dios esta persona/sueño es mi VIDA...no quiero perderlo, todo mi corazón está puesto ahí, quiero obtenerlo...pero aquí está...te lo entrego hazlo como tu dices, enséñame tu forma de hacerlo" entonces la hallarás y tal vez no en la forma que esperabas, pero no vas a perder lo más vital....y todo como siempre, es sólo para tu bien, para que no te rompan el corazón, para tener libertad, sanidad, paz, esperanza, porque de lo contrario, cuando ese vientecillo venga y tire tu "casa" te vas a llenar de dolor, tristeza, amargura, enojo, odio, rencor...y va a contaminar tu corazón de modo que las decisiones que tomes de ahí en adelante sean aún peor llevándote a la misma muerte, ya sea natural o espiritual...perderás tu vida.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Josué [Cont] Cap. 9 La astucia de los Gabaonitas: El pecado me robó

La vida Cristiana es la cosa más complicada del universo. Cuando uno andaba pecando por el mundo sin conocer a Cristo, tenía problemas pero no los visualizaba de la manera correcta. Pensábamos que teníamos los problemas normales de la gente. Hoy yo sé que tenía un velo enorme frente a mis ojos. Sobre todo por la parte del pecado. El pecado que uno no cree que afecta, ese que uno no cree que es pecado. Del que te ríes porque no le ves consecuencias y por lo tanto no PUEDES arrepentirte. Sin embargo cuando habitas a los pies de la luz, de la verdad, del Maestro puedes ver la verdad. De eso se trata este post y si no había escrito ya en el blog es porque me parece que me detuve en el valle (la prueba) y me distraje de todo lo que se me había mandado ... pero he regresado. Gracias a Dios.

Los 7 Espíritus malignos

Este post sigue la línea del libro de Josué. En este capítulo 9 se nos habla de la astucia de los Gabaonitas. A lo largo de estos 9 meses de ausencia pero de vivir en el horno de fuego he aprendido o el Señor ha tenido a bien madurar mi espíritu y mi conocimiento sobre Él. Dios ha puesto a mucha gente en mi vida en este tiempo a los cuales les he aprendido muchísimo. Principalmente he aprendido que todo lo de la Biblia además de  ser verídico es una sombra de lo espiritual por eso es una fuente inagotable de sabiduría y al mismo tiempo viva, que se va adaptando a tu crecimiento espiritual individual. Así que los pueblos derrotados en el pasado por Israel no son solo pueblos, e Israel no son sólo los judíos...y la idolatría de Israel hacia Baal no sólo es eso... y por lo tanto los gabaonitas no sólo son "los gabaonitas"...

Deuteronomio 7:1-2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Advertencias contra la idolatría de Canaán (Ex. 34.11-17)
7  Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú,
2 y Jehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia.

Alianza: Pacto o unión entre personas, grupos sociales o estados para lograr un fin común.


Para lograr un fin común. En el caso del pecado, el fin común es nuestra felicidad, hacemos alianza con él porque pensamos que trabaja para nosotro sy nuestra felicidad, pero esto es un engaño. Todos los pueblos que Jehová mandó a destruir adoraban o servían a otros dioses. Servir a otros dioses es estar entregado al pecado, porque sólo Dios, YHWH, el Padre de Jesús es el único Dios verdadero y como tal es el único del que puede emanar lo bueno. Todo lo demás es maldad. Pecado. Mentira. Por eso Dios mandó no sólo destruirlo sino no hacer alianza con ellos. O en otras palabras no hacer alianza con tu pecado. Veamos que tipos de pecado llegar a querer formar alianzas con nosotros y nosotros los dejamos y terminan causandonos batallas extras y molestias que podríamos habernos ahorrado, están representados por esto 7 malos espíritus:


Nombre
Significado
Efectos
Heteos
Hijos del terror
Tormentos subliminales, fobias, terrores, pensamientos suicidas, depresión.
Gergeseos
Los habitantes de arcilla
Enfoque terrenal, incredulidad.
Amorreos
Gente de Montaña
Vanagloria, vanidad, deseo exagerado de reconocimiento y alabanza. Deseo de dominio y poder.
Cananeos
Gente de Tierras Bajas
Adicciones, perversiones, deseo de complacer a los demás para ser aceptado.
Ferezeo
Pertenencia a un Pueblo
Visión limitada, flojera, desidia, baja autoestima.
Heveos
Pueblerinos
Hedonismo, yolo; living la vida loca. “pasarla bien”
Jebuseos
Trilladores: los que separan la paja del trigo
Legalismo.


Pues bueno, normalmente todos tenemos alguno de estos espíritus rondándonos. algunos nos dominan otros no les hacemos caso porque nos parecen muy absurdos. Por ejemplo a alguien por más triste que esté, el suicidarse no es una opción y ese espíritu no logra dominarlo de entrada. El problema empieza cuando uno de estos logra dominarnos, o hacemos alianza con alguno, después se le juntan los demás. 

Uno no puede vencerlos, debe ser Dios el que los entregue en nuestras manos, pero debemos identificarlos para poder pedirle la victoria. Y, OBVIAMENTE no hacer alianza con ellos, pues pensaremos que podemos controlarlos pero un día nos daremos cuenta que no. 

El pecado nos roba el gozo, nos roba la capacidad de disfrutar la vida en VERDAD. El pecado es un engaño que va creando en tu mente placer momentáneo lo que hace que tu mente y tu corazón se vayan acostumbrando a la felicidad condicionada de las circunstancias. Eso es irreal.  La felicidad verdadera viene de adentro y no de afuera. La felicidad verdadera viene de Dios nada más. 

Por eso Dios aborrece tanto el pecado, porque te engaña, te crea el hábito de depender de las circunstancias y cuando ves no puedes controlar tu ánimo y  eres un esclavo de ello. 
El pecado engaña y cuando quieres dejarlo no puedes, no puedes porque te invade el miedo de perder tu bienestar, tu aparente comodidad y felicidad. Tu mente y tu corazón creen que si renuncian a eso van a sufrir y a ser infelices de por vida, y no es así. 

El pecado es mentira.. y todo lo que trae, excepto las consecuencias es mentira. Todos los aparentes beneficios que te ofrecen son un engaño. 

En este capítulo queda perfectamente representado por los Gabaonitas que haciéndose de astucia, apelando a la misericordia de Josué lo engañan. Así son estos espíritus, se presentan ante ti inofensivos, pequeños, controlables...no son de lo MÁS MALO, al principio como, comer de más, una mentirita piadosa, un coqueteo...etc. Su pan es seco y mohoso (están débiles y cansados), pero no es cierto, una vez que haces alianza con ellos empieza el robo. Es sútil, poco a poco, y pasados los días cuando tu espíritu está desgastado, débil, confundido, incapaz de defenderse atacan con todo y caes y por su puesto que no vas a caer en ese pecado que estás "controlando" te pega por donde no esperabas, porque finalmente estás incapacitado para pelear contra lo que sea.  


No se puede aborrecer el pecado hasta que se ama la verdad y la vida, hasta que se sufre la decepción del mismo; el pecado frente a la verdad deja dolor decepción, heridas... 
O al menos que tu corazón y tu entendimiento sean de otro planeta o que de verdad seas sumamente obediente a Dios y tengas una fe increíble que hace que le creas como niño a Dios toda la verdad que sale de su bendita boca, pero alguien promedio como Israel y algunos de nosotros pues se deja engañar fácilmente por su propia soberbia: "yo lo controlo".

Cuando la verdad se presenta frente a tu pecado...lo odias por haberte dañado tanto... lo aborreces al punto de no querer volver a cometerlo. Y es cuando aparece el verdadero arrepentimiento porque entiendes las consecuencias, la naturaleza, los daños del mismo y simplemente lo aborreces. 

Aborreces aquel pecado que antes te hacía "sentir bien" aquel al que recurrías como respuesta cuando algo no salía bien, tu consuelo, tu deleite, tu fuerza, tu refugio, TU ÍDOLO. Con todo... 

Génesis 4
7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

Y de todas formas Dios juró entregarlos en tus manos por amor a su nombre. Uno no debe dejarse engañar y no debe dejar que todas estas cosas lo dominen y que vayan mermando tu espíritu y tu fortaleza, que viene siendo el gozo. Si el enemigo logra robarte el gozo, estás perdido. NO des lugar al pecado, a ninguno:

"El pecado" no sólo es la impureza sexual o la gula, o asesinar a alguien; es cualquier pensamiento altivo que se levante en contra del conocimiento de Jesús: "ya no puedo más, ya que mas da si lo hago, porque no nos ayudas Dios, ya estoy hart@", etc; la incredulidad, la desidia, el desgane, la flojera, el miedo, el enojo, la frustración...todo eso hay que combatirlo hasta la sangre...


Hebreos 12:44 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;

 El pecado es buscar la felicidad - tu definición de felicidad- por tus propios medios, en tus tiempos, a tu modo en lugar de buscar el modo de Dios...que es real, bueno, agradable, verdadero y perfecto.  Y por haber hecho alianza con los gabaonitas, el pueblo de Israel terminó peleando unas batallas apresuradas pues los reyes amorreos le hicieron la guerra a los de Gabaón. 

miércoles, 2 de marzo de 2016

Josué [Cont] Cap. 9 La astucia de los Gabaonitas.

Astucia de los gabaonitas
9  Cuando oyeron estas cosas todos los reyes que estaban a este lado del Jordán, así en las montañas como en los llanos, y en toda la costa del Mar Grande delante del Líbano, los heteos, amorreos, cananeos, ferezeos, heveos y jebuseos, 2 se concertaron para pelear contra Josué e Israel. 3 Mas los moradores de Gabaón, cuando oyeron lo que Josué había hecho a Jericó y a Hai, 4 usaron de astucia; pues fueron y se fingieron embajadores [...]


Los demás Reyes temieron que su suerte fuera a ser igual que la de Jericó y Hai. Pero no los gabaonitas. La Biblia dice que usaron de astucia. Según la RAE astucia significa: 

astuto, ta.
Del lat. astūtus.
1. adj. Agudo, hábil para engañar o evitar el engaño o para lograr artificiosamente cualquier fin.

Así que los gabaonitas, muy listillos ellos se fingieron embajadores. 

[...] y tomaron sacos viejos sobre sus asnos, y cueros viejos de vino, rotos y remendados,
5 y zapatos viejos y recosidos en sus pies, con vestidos viejos sobre sí; y todo el pan que traían para el camino era seco y mohoso. 6 Y vinieron a Josué al campamento en Gilgal, y le dijeron a él y a los de Israel: Nosotros venimos de tierra muy lejana; haced, pues, ahora alianza con nosotros.

Josué y los principales de Israel dudan un poco de si hacer o no alianza con ellos. Así que indagan un poco más sobre quiénes son estos tipos y que es lo que en verdad quieren. Los gabaonitas contestan:


Tus siervos han venido de tierra muy lejana, por causa del nombre de Jehová tu Dios; porque hemos oído su fama, y todo lo que hizo en Egipto, [...]11 Por lo cual nuestros ancianos y todos los moradores de nuestra tierra nos dijeron: Tomad en vuestras manos provisión para el camino, e id al encuentro de ellos, y decidles: Nosotros somos vuestros siervos; haced ahora alianza con nosotros.
12 Este nuestro pan lo tomamos caliente de nuestras casas para el camino el día que salimos para venir a vosotros; y helo aquí ahora ya seco y mohoso. 13 Estos cueros de vino también los llenamos nuevos; helos aquí ya rotos; también estos nuestros vestidos y nuestros zapatos están ya viejos a causa de lo muy largo del camino.


Engañan a  Josué haciendo mención incluso de su Dios, "a causa de Jehová", como diciendo: "Lo reconocemos que es Dios poderoso y nos arrepentimos para que no nos destruya" en lugar de sólo arrepentirse de verdad para que no los destruya. Es más fácil siempre tratar de engañar a los demás y a nosotros mismos presentándonos como buenos seguidores de Jesús. "Yo soy bueno", "yo leo la Biblia", "yo no mato a nadie". Los gabaonitas decidieron que preferían engañar a Dios a arrepentirse de sus malos caminos. Se presentaron ante Josué y trataron de engañarlo, pero si Josué era un hombre que tenía comunicación con Dios y le obedecía pues no iba  a dejarse engañar tan fácilmente, ¿cierto?. 

14 Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron a Jehová. 15 Y Josué hizo paz con ellos, y celebró con ellos alianza concediéndoles la vida; y también lo juraron los príncipes de la congregación.

Pues chin, una vez más nuestro Josué nos decepciona. Era un hombre esforzado y valiente pero creo que una de sus características es que era confiado. Podemos confiar en Dios siempre pero en nosotros sin él no. Josué tiende siempre a seguir tomando sus propias decisiones cosa que siempre sale mal. Como aquella vez en la que sus espías le dijeron que sólo mandara 3 mil hombres por que Hai "era chiquita". Y terminaron muertos. Es la segunda vez que le pasa esto a Josué, se deja llevar por lo que ve y peor aún por lo que los demás le dicen. Esto nos pasa todo el tiempo como seres hum,anos, a veces no pecamos de soberbia si no de todo lo contrario, a veces no confiamos en Dios pero sí en lo que los demás opinen. Y no necesariamente está mal pero, como en el caso de los gabaonitas ellos sólo velaban por sus propios intereses. "Oye pero querer que no te maten, querer que no te destruyan como a los otros pueblos esta bien no?" Sí pero las cosas se hacen de la manera correcta. La manera correcta es arrepentirte de tu mal camino, no buscar por todos los medios huir de tu responsabilidad con tal de seguir haciendo lo que quieres.  De igual manera, puede atravesarse en tu vida alguien que pretenda sólo obtener lo que quiere y aparentar una imagen de "no tan malo", si aceptas de lo que te ofrece: una amistad, una vida en pareja, un matrimonio, un trabajo, un... lo que sea sin consultar a Dios puedes caer en una triste decepción:

16 Pasados tres días después que hicieron alianza con ellos, oyeron que eran sus vecinos, y que habitaban en medio de ellos. 22 Y llamándolos Josué, les habló diciendo: ¿Por qué nos habéis engañado, diciendo: Habitamos muy lejos de vosotros, siendo así que moráis en medio de nosotros?

Creo que, cuando pasan cosas así, lo de menos son las consecuencias. Lo más feo es el engaño. A nadie le gusta que le vean la cara y, lamentablemente, esto es lo que pasa cuando no consultamos a Dios en nuestras relaciones y en nuestras decisiones. Nosotros podemos estar haciendo una buena acción: hacer alianza, y ellos estar salvando su pellejo. Pero recibir la decepción o el insulto a tu inteligencia, duele y podemos evitarnos esas penas consultando a Dios para todo lo que hagamos. Uno piensa: "soy misericordioso, ¿por qué habrían de engañarme? si me hubieran hablado con la verdad quizá hubiera abogado por ellos delante de mi Dios". Pero la gente no piensa como nosotros, y ni modo. Si quieres vivir decepciones que te lastimen decide tú sólo. Si quieres dejar que Dios te guarde en el hueco de su mano, déjaselo a él.

 24 Y ellos respondieron a Josué y dijeron: Como fue dado a entender a tus siervos que Jehová tu Dios había mandado a Moisés su siervo que os había de dar toda la tierra, y que había de destruir a todos los moradores de la tierra delante de vosotros, por esto temimos en gran manera por nuestras vidas a causa de vosotros, e hicimos esto.

No entendieron que no es que Dios quiera destruirlos arbitrariamente, en estudios pasados hemos visto que es misericordioso, que salva a aquellos que lo reconocen como su Dios y se arrepeinten de lo que han hecho, muestran humildad etc. Es decir, hacen las cosas como Él espera que las hagamos: CORRECTAMENTE. No a través de mentiras y engaños, y mucho menos evadiendo tu responsabilidad. La historia no termina aquí pero el capítulo sí: 

27 Y Josué los destinó aquel día a ser leñadores y aguadores para la congregación, y para el altar de Jehová en el lugar que Jehová eligiese, lo que son hasta hoy.